¿El destino anula el libre albedrío?

¿El destino anula el libre albedrío?


La noción del libre albedrío no está exenta de controversia, pues nos induce a pensar que, si existe el libre albedrío, entonces no existe el destino; pero si existe el destino, entonces no existe el libre albedrío, por cuanto ya todo está escrito y simplemente nuestra vida sucede siguiendo el guion escrito por alguien. Esto implicaría que el destino anula el libre albedrío.

Sin embargo, ello no es así. El libre albedrío es una función inalienable de la conciencia, de nosotros como almas. El destino no anula el libre albedrío, sino que lo potencia. Esto podría parecer un contrasentido, pero no lo es. Y también, esto nos plantea una pregunta de no menor importancia, ¿es verdad que tenemos un destino predeterminado?

La respuesta es que sí, sí tenemos un destino predeterminado porque nosotros como alma previamente hemos elaborado un plan para nuestro aprendizaje, crecimiento y expansión. Pero ello no anula el libre albedrío, sino que lo potencia. Esto es semejante a cuando desarrollamos un cronograma de actividades, ya semanal, mensual, o de otra temporalidad. Es decir, en el ejercicio de nuestro libre albedrío hemos desarrollado ese cronograma de actividades; nosotros mismos, en el ejercicio de nuestra más soberana libertad, hemos desarrollado un plan, nadie nos ha obligado a ello, de nuestra propia cuenta lo hemos hecho.

Ahora bien, una vez que hemos hecho la planificación de esas actividades que realizaremos, procedemos a ejecutarlas. Pero inclusive estando en el momento de la ejecución, somos libres de no ejecutarlas, de suspender tal o cual actividad, de modificarla, de posponerla, etc. Y tales acciones siguen siendo operabas bajo nuestro libre albedrío. Ahora será más fácil comprender que nuestro destino no anula nuestro libre albedrío, sino que lo potencia. Hemos sido libres de elaborar nuestro plan de alma, y una vez empezado el plan, somos libres de cumplirlo o no, de modificar, de posponer, inclusive de abortar el plan.

Entonces, como resulta evidente, siempre ejercemos nuestro libre albedrío. Esto no significa que podamos cambiar todo, evidentemente eso no es así. Hay situaciones y circunstancias que no podemos cambiar. Sin embargo, también es verdad que como almas elegimos las experiencias que necesitamos, y como humanos elegimos qué hacer con lo que nos sucede, cómo reaccionar. Eso es libre albedrío.

Somos nosotros los autores del guion de nuestras vidas, como almas lo hemos elegido y/o aceptado de ese modo, porque son las experiencias que necesitamos para la expansión de nuestra conciencia; algunas experiencias son dolorosas, inclusive muy dolorosas, pero no hay aprendizaje sin costo. Ni tampoco estamos solos, aunque son sintamos o nos pensamos solos, sino que el cielo siempre está con nosotros tomando nuestra mano y alentándonos y dándonos fuerza para continuar.

No hay azar en la vida, no hay accidentes. O mejor dicho sí, pero son solo una minoría de la minoría, y cuando suceden el universo vuelve y pone las cosas como deben estar.

Te puede interesar

El nuevo orden mundial

El nuevo orden mundial

Las posibilidades de que suceda un crash mundial en los próximos meses es altísima, ... seguir leyendo

La eutanasia

La eutanasia

El propósito de la endología es minimizar o eliminar el dolor, el sufrimiento. Es verda... seguir leyendo

El origen del mal

El origen del mal

El mal no existe como una entidad incrustada en el origen mismo de Todo. Si ello fue... seguir leyendo

Cómo eliminar un defecto

Cómo eliminar un defecto

El objetivo último de la existencia es expandir la conciencia, y se expande porque c... seguir leyendo