Declaración irrevocable de mi soberanía

Mediante este comunicado declaro que soy un ser soberano y que nadie tiene derecho sobre mí en ninguna forma. He nacido en el planeta Tierra, pero no por ello sus dirigentes, ni nadie, puede ser dueño de mi cuerpo, de mi mente, de mi alma, ni de nada de aquello a lo que por derecho cósmico tenga derecho. Yo mismo(a) me represento y, con presunsión de verdad, cada una de las persona de este planeta se representan a sí mismas, de modo que nadie puede decidir por mí ni por cada uno de los habitantes de este planeta. Ningún gobierno del mundo me representa ni representa mi voluntad, de hecho sus acciones son contrarias a mis deseos de vivir feliz, en prosperidad y paz junto con todas las personas del mundo.

  • Image by 733215 from PixabayEl cielo no es un controlador, el cielo no es un tirano, el cielo no es un esclavista que ob...
  • pixabay.comLa situación es difícil, sí; hay personas muriendo, sí; hay mentiras, manipulación y engaño como nunca antes ...

Jamás he votado a favor de que ninguna raza me subyugue o subyugue a mis hermanos. Jamás he votado a favor de que ninguna persona, sociedad o gobierno me manipule, me mienta, me explote, me socave, me denigre, me violente, me asesine o atente contra mi más elemental dignidad o contra la más elemental dignidad de cada uno de los habitantes de este planeta, y dudo que ellos lo hayan hecho, por lo que declaro ilegítimo cualquier tipo de decisión, acción o acuerdo que contradiga esto. Y si por error o engaño lo hiciera o lo hubiera hecho, lo declaro ilegítimo puesto que en mi soberanía, y por la más elemental lógica, no apruebo nada que vaya en contra de mí mismo(a), nada de lo que no sea ampliamente consciente, desde sus efectos hasta sus consecuencias, nada que sea irrenunciable.

Que todos los seres sean amados y amorosos, que todos los seres sean plenos y dichosos en todos los niveles de realidad.

*Puedes copiar, compartir, adaptar, modificar o traducir esto libremente según tu decisión particular.
Texto: J. Lallemant
*Gracias Laura Magdalene Eisenhawer

Te puede interesar: