No es posible saber exactamente el futuro

A muchas personas les gustaría saber qué les depara la vida, conocer aspectos especiales o específicos de su futuro, si se casarán, con quién, cuántos hijos tendrán, si lograrán comprar la vivienda o el carro de sus sueños, cómo les irá en determinado negocio, o en determinado viaje, en la salud, en el trabajo, etc.

Y para ello muchas veces recurren a toda suerte de métodos adivinatorios, a brujos, tarotistas, videntes, cartas astrales, etc., y cada uno de ellos, mediante sus métodos adivinatorios, suelen hablar mucho a despensas que el consultante desconoce algo fundamental e irrebatible: no es posible saber exactamente el futuro.

Si todos fuéramos conscientes de este hecho trascendental se presentarían menos dramas en las personas que pretenden conocer su futuro. Y es que aquí hay otro problema de fondo, porque existe un apego-adherencia: yo quiero saber sí… me siento atraído a saber algo acerca de mi futuro, me adhiero a ese deseo, a ese apego.

Y esto es un problema porque el deseo, el apego-adherencia es la causa del sufrimiento. Una vez eliminado el apego-adherencia el sufrimiento cesa. Y el problema es que como es un apego-aderencia que eventualmente me causará sufrimiento, entonces eventualmente debo eliminarlo (basta con hacer un pequeño acto de meditación y pronunciar la palabra OM mientras eliminamos que un fuego inciniera dentro de nosotros eso que queremos eliminar. Ver Cómo eliminar un defecto).

Pero, ¿por qué querer saber el futuro podría causarme sufrimiento?

Es muy sencillo: porque cuando eventualmente no suceda lo que se me ha dicho, entonces habrá una enorme batalla emocional y mental dentro de mí, habrá desilución, ira, acciones que previamente pudiéramos haber hecho pensando en que nos conducirían a un resultado determinado, pero que luego no sucedió, y todo ello se convertirá en una cadena de dolor. Quienes son partidarios de utilizar métodos adivinatorios argumentan que no le están haciendo daño a nadie, que qué de malo podría tener, pero como podemos ver sí que se puede hacer daño.

¿Por qué no es posible saber exactamente el futuro?

También es muy sencillo: porque todas las personas tenemos libertad de acción y no sabemos qué decisión podrá tener en el futuro; quizás hoy ama y mañana odia. Pero veamos esto de forma más amplia para tener un contexto claro. Cuando una conciencia acepta venir a un nuevo aprendizaje de experimentación de la vida humana, le presentan a rasgos generales lo que ha de ser esa vida, además de algunos aspectos fundamentales de ella (si se quiere ver de este modo, su misión). Sin embargo, una vez acá en la Tierra, muchas cosas pueden suceder pues, como indiqué previamente, todas las personas tenemos libertad de acción. Pero no es sólo libertad de acción lo que puede hacer que muchas cosas cambien, sino que también pueden sucederse muchas emociones, muchos pensamientos, muchas reconsideraciones acerca de nuestra propia vida. Y todo ello justamente hace que no sea posible saber exactamente el futuro.

Adicionalmente, una vez que estamos aquí, las experiencia que vamos viviendo y que nos deben servir como aprendizaje, para darnos aplomo, realmente podrían tener un efecto adverso y, en vez de hacernos salir victoriosos, hundirnos y llenarnos de resentimiento para con la vida. O también podremos retractarnos de acuerdos que habíamos aceptado antes de venir a la Tierra. Por ejemplo, dos almas (es decir, dos conciencias) podrían haber hecho el acuerdo de ser pareja durante su existencia, pero una vez acá, alguno de los dos podría conocer a otra persona y dejarse deslumbrar por X o Y motivo y retractarse de su acuerdo. Esto, como es lógico, ya cambia diametralmente las cosas.

  • Image by 733215 from PixabayEl cielo no es un controlador, el cielo no es un tirano, el cielo no es un esclavista que ob...
  • pixabay.comLa situación es difícil, sí; hay personas muriendo, sí; hay mentiras, manipulación y engaño como nunca antes ...

¿Por qué hay videntes que aciertan cosas? ¿Pueden ver el futuro?

Hay una cantidad abrumadora de charlatanes, y hay un porcentaje bajísimo de videntes o de personas con una capacidad real, legítima. No podemos negar que hay personas con facultades sensoriales asombrosas y no por ello menos verdaderas. Sin embargo, en este punto volvermos a lo anterior: es verdad que cuando una conciencia viene a la Tierra tiene una suerte de «mapa», «destino», acuerdos que aceptó y que eventualmente deben irse desarrollando. Y el vidente, o la persona con determinada facultad, o mediante determinados métodos adivinatorios, lo que hace, con mayor o menor grado de acierto es que puede ver ese «mapa». Pero aquí hay un triple problema.

El primero es que el vidente es un humano y, por más buenas intenciones que pudiera tener, como humano, puede fallar en la interpretación de su videncia. Y esto ya no nos da confiabilidad con respecto a lo que pudiera decirnos.

El segundo es que no hay vidente que haya perfeccionado al 100% su don o su método adivinatorio de modo que no puede predecir con el 100% de fiabilidad e infalibilidad. Algunos, y eso entre los que tienen algún tipo de don, sólo tienen un 20%, otros el 50%, y otros, los más preclaros, acaso con mucho puedan llegar a un 70%.

El tercero es que el «mapa» de la conciencia no es fijo, sino dinámico porque todos tenemos libertad de acción y tomamos las más diversas desiciones por el camino e, inclusive, nos ehcamos para atrás en compromisos adquiridos, otras veces simple y llanamente no podemos cumplirlos y fracasamos. Por todo ello, resulta evidente, pleno, taxativo, que no es posible conocer exactamente el futuro.

Pero si no es posible conocer exactamente el futuro, entonces lo mejor que uno puede hacer es aceptar la vida tal cual viene, lo que no implica rendimiento y no lucha, por el contrario, da lo mejor de tí. Al dar lo mejor de ti el objetivo está cumplido, de ahí en adelante lo que suceda se sustrae a lo que puedes hacer, y si ya no puedes hacer nada, sólo suéltalo y deja que la vida fluya. Es lo mejor que puedes hacer.

Lineas generales del futuro

En cuanto al futuro, no es que no existan unas líneas generales acerca de lo que va a ser el futuro de esa persona, pero resulta que estamos aquí y ahora para poner manos a la obra y desarrollar ese futuro, para validarlo o invalidarlo, o para construirlo de otra forma. ¿Acaso se puede expresar de una forma más clara? Con nuestro pasado hemos generado unas líneas generales, y es lo que tenemos ahora. Pero con nuestro presente generamos de continuo unas lineas genales con respecto a lo que tendremos en el futuro. Si soy un borrado despilfarrador, ¿qué lineas generales estoy generando para mi futuro? Miseria, momentos difíciles, eso es indudable. Sin embargo, mañana puedo corregir, y eso hace que esas lineas generales del destino cambien, y eso también es indudable. Así las cosas, no es posible saber exactamente el futuro.

¿Quieres consultar a alguien acerca de tu futuro? 1. Elimina ese deseo, que en últimas es un apego-adherencia porque todo deseo es un apego-adherencia… eventualmente sólo te causará daño. 2. Sé consciente de que no es posible saber exactamente el futuro, así que tu deseo no tiene base, es sólo una ilusión, una niebla, una bruma.

¡Que todos los seres sean felices, y provechosas comprensiones!

Te puede interesar: